miércoles, 14 de noviembre de 2012

Equipo de atención precoz a pacientes con psicosis.

 
 
Los síndromes esquizofrénicos y en general todos los trastornos psicóticos, son los trastornos mentales que probablemente suponen más sufrimientos y costes tanto psicológicos al paciente como sociales. En la mayoría de los casos los pacientes necesitan asistencia debido a los síntomas tan dramáticos de la psicosis, este evento generalmente está precedido de una acumulación de síntomas que evidencian su llegada.
 
El paciente suele acabar entonces ingresado o, en otros casos, comienza su tratamiento sin necesidad de ingresar. En general, tendemos a pensar que ese es el "primer episodio" de la psicosis y  que ese ingreso y el  "primer episodio" son eventos coincidentes. Sin embargo, ese paciente suele llevar ya varios episodios agudos o subagudos de sufrimiento y con síntomas. Hay algo que nos hace pensar que el trastorno no existe hasta que el paciente o su familia contactan con el personal sanitario.  
 
Para los que trabajan en contacto clínico con esos pacientes y sus allegados, una primera preocupación es aclarar cómo conviven los pacientes psicóticos y sus familias con un trastorno tan grave y doloroso. En especial, cómo y desde cuándo comenzó el trastorno y cuáles fueron sus percepciones, cogniciones, conflictos y sentimientos entonces. La hipótesis que desde hace años va calando en la psiquiatría mundial es que, si esos antecedentes se pudieran detectar con suficiente validez y fiabilidad, se podrían tratar antes y mejor.
 
Hace años se llevaron a cabo investigaciones sobre esos temas. Uno de los objetivos era realizar una primera aproximación a esos síntomas y signos prodrómicos, así como a los factores de riesgo en la infancia y adolescencia.
 
¿Existen medios para mejorar la detección y para acortar la duración del período sin tratamiento de la psicosis? El interés resulta obvio: si los síntomas se pudieran detectar antes, el trastorno y sus pródromos se podrían atender antes. Con el efecto añadido de que algunos estudios muestran ya que un tratamiento psicosocial precoz mejora la evolución de dichos pacientes.
 
La clínica de los equipos de atención precoz de apuntan la importancia del tratamiento precoz de los niños y adolescentes que presentan muchos de esos tipos de déficits funcionales. Muestra también, cada vez con mayor frecuencia, importantes resultados positivos tanto de numerosas intervenciones precoces en la infancia como del tratamiento precoz de las psicosis y los pródromos de psicosis.  Los resultados preventivos se observan cuando los tratamientos no son meramente farmacológicos y, cuando, además de realizar el necesario apoyo psicológico del niño, se centran en el apoyo y contención psicosocial de la familia y los núcleos naturales de desarrollo del niño.  Es decir, cuando se trata de una auténtica terapia combinada o integrada.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada